Las verduras congeladas disminuyen el desperdicio alimentario

25/09/2017

A pesar de la época en la que nos encontramos y de los avances tecnológicos que existen hoy en día, el desperdicio alimentario es una realidad. Se trata de uno de los mayores problemas que suscitan el interés de las grandes organizaciones tanto públicas como privadas, y requiere de actuaciones a nivel mundial para paliarlo.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura -FAO- lleva muchos años luchando contra estas pérdidas. Cada año se desperdician multitud de alimentos, algunos debido a causas accidentales, pero otros por un consumo inadecuado por parte de las personas.

Cabe resaltar que anualmente se pierden o desperdician multitud de productos; alrededor de un 30 % de cereales; entre un 40% y un 50% de tubérculos, frutas y hortalizas; un 20 % de semillas oleaginosas, carne y productos lácteos; y un 35 % de pescado, según indica un estudio realizado por la FAO.

España sigue siendo un país donde se tira mucha comida a pesar de la crisis, concretamente 9 millones de toneladas de comida al año, según indica Manuel Bruscas, un consultor social muy concienciado con este tema. Con estas cifras caemos en la cuenta de que cada español despilfarra unos 135 kilos de comida al año.

Existen muchas soluciones para acabar con este derroche, la FAO y Messe Düsseldorf están colaborando con diferentes organismos para reducir estas cantidades, centrándose en una iniciativa global que se fundamenta en cuatro pilares:

- La sensibilización sobre su impacto y soluciones para la pérdida y el desperdicio de alimentos.

- La colaboración y coordinación de iniciativas a nivel mundial sobre la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos.

- Desarrollo de políticas, estrategias y programas para la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos.

- Apoyo a los programas y proyectos de inversión implementados por los sectores público y privado.

Asimismo, cada uno de nosotros podemos aportar nuestro granito de arena ante este problema. Aumentar el consumo de productos congelados sería una solución idónea para paliar estas consecuencias.

Actualmente todavía existen personas que consideran que los productos frescos son mejores que los congelados, sin saber que gracias al proceso de ultracongelación las propiedades nutricionales existentes en los alimentos recién cosechados se mantienen hasta su consumo. De igual forma, los productos congelados facilitan la vida a las personas, debido a su practicidad, siempre están disponibles y en muchas ocasiones no es necesario ni descongelarlos. Incluso presentan la ventaja de poder ser consumidas en la cantidad deseada, conservando el resto nuevamente en el congelador, lo que supone un ahorro de tiempo y dinero.

En Congelados de Navarra somos conscientes del desperdicio alimentario, es por ello que siempre aconsejamos el consumo de frutas y verduras congeladas; además de ser la solución ideal ante tal derroche, permiten tener en cualquier momento y de manera muy cómoda, una comida deliciosa y saludable.

Últimas noticias

El objetivo principal de Congelados de Navarra es poder establecer un contacto directo con... Leer más »
La judía verde, una de las verduras más consumidas y apreciadas a nivel mundial, es ... Leer más »
A pesar de que el calabacín siempre se siembra a mediados de mayo, este año su recolección se ha visto acelerada.... Leer más »